1. Baños de Agua Santa
  2. Cultura
  3. Tradicional
  4. Fiesta religiosa

Corpus Christi Baños

Una fiesta religiosa que Baños lo realizaba en algunas fechas importantes, hoy las celebraciones han cambiando pero continúan en la memoria de su gente. Conoce como se celebraba esta maravillosa fiesta


A 4498,2 km de tu ubicación

Corpus Christi

Las fiestas religiosas fueron en sus tiempos muy celebradas. Navidad, Carnaval, Semana Santa, el Día de Difuntos, San Martín, tenían una connotación especial que culminaban con Ia procesión. Los fieles salíamos por las calles principales de Baños y con la cruz alta a la cabeza y las imágenes de los santos de nuestra devoción: la Santísima Virgen o el Sagrado Corazón o el Cristo Rey o el Cristo en el sarcófago. según la fiesta recordada, con cánticos del las señoritas Coello, Villalba y el acordeón del señor Villalba; por pura devoción, por alguna penitencia o para buscar un milagro del Altísimo, las recorríamos paso a paso, sintiendo a cada momento una satisfacción espiritual muy grande que nos dejaba complacidos.

Fiesta religiosa Baños

Una de las fiestas importantes del calendario litúrgico era el Corpus Christi. En los balcones de las casas, en los portales o en los zaguanes y ventanas se arregla un altar adornado de cortinas, de telas de colores, de mantos de terciopelo; con rosas, nardos y margaritas, con palmas y cipreses y en el centro la imagen sagrada del Cristo Rey. La devoción de quienes elaboraban estos altares era muy grande; esperaban pacientemente la llegada de la procesión para arrodillarse y con su mirada al suelo, venerando Ia imagen, sentir que su corazón está viviendo las emociones de tener a Dios dentro de cada pecho, más aún, cuando al pie de la imagen de Cristo Rey estaba impresa Ia frase: "Entronizadme en los hogares que yo bendeciré a las familias‘.

 La procesión con cientos de fieles, con los alumnos de los colegios Sagrado Corazón y Santa Juana de Aza y del Asilo Fray Sebastián Acosta, salia de la iglesia con el sacerdote al frente llevando en sus manos la Custodia que simboliza el cuerpo de Cristo y pasaba por todos y cada uno de los altares construidos y al frente de ellos hacia una pausa para rezar, elevar los cantos ai infinito y para que el sacerdote envíe sus bendiciones en nombre del
Señor, Rey Celestial.

El hogar quedaba bendito hasta el próximo año y los devotos satisfechos de tener la presencia de Dios en cada casa. El Corpus se celebraba con el tradicional Champús y las roscas de harina de maíz,con un sabor especial, que nuestras madres traían en las pailas de bronce, con manteca de Chancho, en los fogones de carbón o en las cocinas de leña que emanaban humo en abundancia, haciéndonos "llorar." más todavía si la leña era "verde".

La señora Carmen Carrillo se quedó con Ia tradición del champús y las rosquitas y nos deleitaba cada domingo con estos deliciosos manjares, en su puesto de ventas del mercado central. Estas procesiones eran fabulosas. Niños, mujeres, hombres y adultos mayores acudíamos a ellas y aunque los apretones de la gente por cargar la imagen o por estar junto a ellas era enorme, no podíamos faltar, porque era lo más importante para rendir culto a Dios, a la Virgen y a los Santos y era un deber de las familias estar presentes en las calles del pueblo. Quienes no podían hacerlo, esperaban en los lugares de concentración y ahí elevaban sus plegarias. Otra procesión de gran importancia era la que se realizaba en conmemoración de Ia fecha en la que el Ecuador fue consagrado al Corazón de Jesús.

La bella tradición de las procesiones se va perdiendo. Aún en el mes de octubre. siendo la fiesta de cada uno de los barrios, no son muy concurridas. La procesión  del Viernes Santo que era la más importante tiende a desaparecer, así también la procesión de Corpus y sus bellos altares. El champús y las rosquitas creo que también ya no deleitan a los habitantes de esta tierra mariana.

Autor: Rodrigo Herrera Cañar



Documentos Adjuntos:

    ¿A dónde ir?

    ¿Qué aprender?

    ¿Dónde comer?

    ¿Qué hacer?

    Planifica tu viaje

    ¿Dónde dormir?